domingo, 25 de abril de 2010

Tres en raya

Hay tardes de domingo que invitan a no hacer nada. Como máximo, a sentarse en una terraza y jugar interminables partidas de tres en raya con uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada